Receta tradicional. Gazpacho

Hoy voy con una receta más que fácil, pero que dado todo lo sucedido con el pepino y demás, me veía en la obligación de postear (un poco tarde, pero más vale tarde que nunca).

Es raro que después de 22 años horrorizando este plato, no pudiéndome ni acercar a él, ahora justo que estoy fuera me haya entrado un mono terrible de tomarlo hasta el punto de tenerme que preparar un par de cuenquecillos. Y es que al final se acaban echando de menos cosas que jamás se me habrían pasado por la cabeza, pequeñas cosas que no tienen importancia cuando las tienes delante…

Sigue leyendo

Tallarines negros con merluza confitada y salsa de yema.

¡Hola!
Por fin ando un poco más liberado y puedo dedicarle algo de tiempo al blog y pasarme por los vuestros, que los tengo muy desatendidos :(.
Hoy vengo con otra receta de pasta, y es que no sé por qué, pero en verano es una de las cosas que más me gusta preparar, ya sea así en caliente o en alguna ensalada, no me canso de comer pasta y de probar nuevos platos.
Esta receta nació porque tenía un paquete de tallarines negros por casa y quería darles algún uso, pero todas las recetas que vi con este tipo de pasta se preparaban con gambas (que no es que me guste mucho el marisco) y con gulas (que  no tenía en el momento de preparar la receta) así que me tiré buscando un buen rato hasta que encontré la receta perfecta, que se ajustaba a los ingredientes que tenía por casa. Hoy la comparto con vosotros, a ver que os parece, porque a mi me dejó sin palabras.

Sigue leyendo

Un par de ricos postres con horchata

Hago un pequeño parón en el agobio de los exámenes para mover esto un poquito, que está muy parado.  El final de curso se está haciendo interminable y hasta dentro de un par de semanas (por lo menos) no seremos personas con vida fuera de una biblioteca…

Nada mejor para sobrellevar el trabajo duro y las largas horas de estudio que sentarse tranquilamente, poner en pausa el mundo y deleitarse con algo dulce y rico. El pensar en ese momento en el que estáis solos el postre y tú, degustándolo poquito a poco, sintiendo que nada puede fastidiar ese momento aunque lo intente, es suficiente como para aguantar otra jornada completa. Una dulce recompensa (o consuelo) te estará esperando :)

Hoy ración de postres por partida doble, los dos super sencillos y muy ricos. Me lancé a la aventura con ellos y los disfruté hasta la última cucharada. Espero que os gusten.

Cuajada de horchata con galletas. 

El primero es una especie de improvisación que he hecho juntando dos recetas (no me he inventado nada). La receta original era una especie de pastelito, que es básicamente la que yo he usado pero añadiéndole gelatina para que quede con esa textura que da la gelatina.

Pensaréis que con tantos sabores no se va a notar la horchata o la cuajada, pero este postre tiene algo que me encanta y es que se notan perfectamente los tres sabores principales que lo componen. La primera sensación es el sabor inconfundible de la cuajada que da paso al sabor a galleta, para al final dejarte un regustillo a horchata fantástico. ¡Me encanta!

Sigue leyendo

Tortilla con caramelo de cebolla

Buff, ya era hora de ir poniendo una nueva receta. Esto es un no parar, se acerca el final del curso y los profesores meten el temario y los trabajos finales como pueden para acabarlo a tiempo. Esto se traduce en triple de trabajo para nosotros y menos tiempo para dedicar a otras cosas, aunque para cocinar un poquito y escribir en el blog hay de sobra, jejeje.

Menos mal que se acaba pronto y podremos escribir más entradas y sobretodo cocinar más, menudo mono.

Bueno, vamos al tema: Hoy una receta muy fácil que llevaba mucho tiempo queriendo probar y la verdad es que es por lo menos para probarla una vez. No es el típico relleno de tortilla, la cebolla con ese gustillo dulce y el contraste con el huevo batido salado hacen una combinación bastante rica y distinta. Por cierto, es cebolla caramelizada, pero como que poner eso de caramelo de cebolla le aporta más “glamour” al plato, ¿no? ;)

Sigue leyendo

Pollo con bambú y setas.

¡Hoy es un gran día para este blog! Llevo un buen rato pensando en cómo voy a hacer esta entrada, y he llegado a la conclusión de que lo primero que debo hacer es presentarme: soy Ana, la señorita Piruleta para los amigos, y soy la otra mitad de Recién Horneado. A mis 19 años me confieso una adicta a todo lo dulce, mi punto fuerte en la cocina son los postres y nada mejor que hacerlos una misma para mantener la línea (curva). Pero para estrenarme en este mundillo no os voy a provocar una subida de azúcar, sino que os traigo una receta salada que me trae muy buenos recuerdos: pollo con bambú y setas.

Sigue leyendo

Espirales con calabacín, romero y limón. Concurso chef pimienta rosa y blog completo.

Madre mía, no puedo empezar a escribir esta receta sin agradecer las visitas, comentarios y ayuda al blog que se están recibiendo desde que se abrió hace unos pocos días. Uno no necesita otra cosa para estar motivado e ilusionado en seguir hacia alante y mejorar día a día. Muchas gracias a todos.

También aprovecho para anunciar que este blog ya está completo y por fin somos dos al frente, como iba a ser en un principio. A partir de ahora, mi chica y compañera de andanzas culinarias, Ana, toma parte activa en el blog y pronto empezará a compartir un montón de dulces (y no tan dulces, pero igualmente ricas) recetas.

Ahora pasemos a la receta. Esta receta la he enviado para participar en el concurso del mes de Mayo de Pimienta rosa (cualquier excusa es buena para cocinar, jejeje) cuyo tema es la pasta.

Es una receta sencillísima que creo que aprendimos de un libro o de una revista. Eso sí, con algunos retoques en las proporciones ya que, a nuestro parecer, la receta original sabía demasiado a algunos ingredientes y demasiado poco a otros.

La verdad es que a mi nunca se me habría ocurrido echarle romero o limón a una pasta, pero el resultado es sorprendente. Deberíais probarla al menos una vez, ya veréis que rica y fácil de preparar que es.

Sigue leyendo

Receta tradicional. Ensaladilla rusa “familiar”

Aparte de porque la he comido hoy :), ayer vi en el blog el cocinero fiel una receta de ensaladilla rusa un poco distinta a la que hago yo y me apetecía enseñar la versión “familiar” (de familia y de tamaño) de este plato del que he visto un montón de variedades. Aunque todas tienen ciertas similitudes, hay que decir que cada una es de su padre y de su madre.

En casa, de toda la vida (y ya hablo como los abueletes de los pueblos), mi madre y mi abuela la han hecho de esta forma y recuerdo que de pequeño no podía ni verla, pero ahora me encanta comerla incluso con alguna insana patateja frita de bolsa y todo.

Sigue leyendo